Productos > Tamox

Tamox

Frasco de 50 comprimidos, 10 miligramos, uso oral.

Este medicamento es algo diferente de otros debido a que no es un esteroide anabólico androgénico. Sin embargo, para los hombres y mujeres fisicoculturistas, es un compuesto muy útil y recomendable, lo cual es claramente confirmado por su popularidad y resultados principalmente positivos. Tamox pertenece al grupo de hormonas sexuales y es lo que se llama un antiestrogénico. La aplicación normal de Tamox es en el tratamiento de ciertas formas del cáncer de mamas en pacientes hembras. Con Tamox es posible revertir un proceso de crecimiento existente de tejido muerto y prevenir su crecimiento. El crecimiento de ciertos tejidos es estimulado por los propios estrógenos del cuerpo. Esto es especialmente cierto para las glándulas del pecho en hombres y mujeres debido a que el cuerpo tiene un gran número de receptores de estrógenos en estas glándulas los cuales pueden ser atacados por los estrógenos presentes en la sangre. Si el propio nivel de estrógenos del cuerpo es extraordinariamente alto ocurre un crecimiento no deseado de las glándulas del pecho. Sin embargo, en la mayoría de los hombres que usan Tamox y en mujeres saludables este no es el caso. A pesar de esto, Tamox es usado por muchos más hombres culturistas que mujeres. A primera vista parece algo inconcebible, pero examinándolo mejor, las razones están claras. Los fisicoculturistas que usan Tamox también usan esteroides anabólicos al mismo tiempo. Puesto que la mayoría de los esteroides aromatizan fuertemente, es decir, parte de la sustancia se convierte en estrógenos, los fisicoculturistas hombres pueden experimentar una elevación significativa en el nivel, normalmente bajo, de estrógenos. Esto puede originar los síntomas de feminización como ginecomastia (crecimiento de glándulas del pecho), aumento de los depósitos grasos y retención de agua elevada.

El antiestrogénico Tamox evita esto bloqueando los receptores de estrógenos del tejido corporal afectado, inhibiendo la unión de los estrógenos con los receptores. Sin embargo, es importante entender que Tamox no previene la aromatización, sólo actúa como un antagonista de los estrógenos. Esto significa que no previene que la testosterona y sus derivados sintéticos (esteroides) se conviertan en estrógenos, sólo “pelea” con ellos en una especie de “competencia” por los receptores de estrógenos. Esta característica tiene una desventaja, ya que después de la interrupción de Tamox puede ocurrir un “efecto rebote”, lo cual significa que repentinamente hay muchos receptores de estrógenos libres los cuales pueden ser atacados por los estrógenos presentes en la sangre. Por esta razón se recomienda la ingesta combinada con Proviron. Tamox también es útil durante una dieta debido a que ayuda a quemar la grasa. Aunque Tamox no tiene ningún efecto quemador de grasa directo, su efecto antiestrogénico ayuda a mantener los niveles de estrógenos tan bajos como sea posible. Tamox debe ser tomado sobre todo cuando se utilizan esteroides con fuertes componentes androgénicos como el Dianabol – Anabolex (metandrostenolona), Anadrol (oxymetolona), y los compuestos varios de testosterona. Los atletas que tienen una tendencia a retener agua y quienes tienen algún trastorno mamario deben tomar Tamox como una medida preventiva durante cada tratamiento con esteroides. Debido a que Tamox es muy eficaz en la mayoría de los casos, no es ninguna maravilla que varios atletas puedan tomar Anadrol y Dianabol hasta el día de la competición, y en combinación con un diurético se vean totalmente pegados cuando estén en la tarima. Aquéllos que ya tienen un bajo nivel de grasa corporal logran una dureza muscular visiblemente mejorada con el uso de Tamox.

A varios fisicoculturistas les gusta usar Tamox al final de un ciclo de esteroides debido a que aumenta la propia producción de testosterona del cuerpo (en el postciclo, como SERM), lo cual se discutirá a fondo más adelante, para neutralizar los efectos secundarios causados por los estrógenos. Estos pueden ocurrir después de la interrupción de los esteroides cuando el nivel del andrógeno en relación a la concentración de estrógenos es demasiado baja y los estrógenos se vuelven la hormona dominante. Algo muy raro, pero el más serio problema del Tamox es que, en algunos casos, no baja el nivel de estrógenos sino que puede aumentarlo.

Otra desventaja es que puede debilitar el efecto anabólico de algunos esteroides. La razón es que Tamox, según nosotros sabemos, reduce el nivel de estrógenos. El hecho es, sin embargo, que ciertos esteroides sobre todo los varios compuestos de testosterona solo pueden alcanzar su efecto completo si el nivel de estrógenos está suficientemente alto. Aquéllos que están acostumbrados a la ingesta de grandes cantidades de varios esteroides no tienen porque preocuparse acerca de esto. Los atletas que sin embargo, predominantemente usan esteroides “suaves” como Primobolan Depot, Winstrol, Anavar, y Decadurabolin deben considerar cuidadosamente si ellos deben o no tomar Tamox, ya que debido a que los compuestos tienen un efecto anabólico moderado, puede tener lugar una perdida adicional de efecto, originando resultados poco satisfactorios.

Una raramente observada pero bienvenida característica de Tamox es que tiene una influencia directa en el hipotálamo, y por ende, una liberación aumentada de gonadotrofinas, la cual estimula la producción de testosterona en los testículos. Esto no origina un tremendo aumento de la producción de testosterona propia en el cuerpo, pero si uno medible. Este efecto, sin embargo, no es suficiente como para aumentar la producción de testosterona que ha sido reducida significativamente por la ingesta de esteroides androgénicos.

Los efectos secundarios de Tamox son normalmente bajos en dosificaciones de 30 mg ED. En raros casos pueden ocurrir nauseas, vómitos, calorones, entumecimiento, y visión manchada. En las mujeres pueden ocurrir ciclos menstruales irregulares, los cuales se manifiestan en un sangrado menstrual más débil o, inclusive, periodos perdidos por completo (amenorrea). Las mujeres también deben tener cuidado para no quedar embarazadas mientras toman Tamox. Es importante para las atletas que Tamox y la “píldora” no se tomen juntos, porque el antiestrogénico de Tamox y el contenido estrogénico de la píldora pueden reaccionar contrariamente entre ellos. La dosificación diaria normal tomada por atletas corresponde más o menos a las indicaciones de la dosificación del fabricante y es de 10 – 30 mg ED. Normalmente para prevenir los efectos secundarios (estrogénicos) de los esteroides 10 mg ED son suficientes, esta dosis también mantiene bajo el riesgo de reducir el efecto de los esteroides anabólicos que sean tomados simultáneamente. A menudo es suficiente si el atleta comienza su ingesta preventiva de Tamox sólo tres a cuatro semanas después de la ingesta de anabólicos. Los atletas que tienen tendencia de ginecomastia, retención de agua fuerte, y aumento de los depósitos grasos con los esteroides como Dianabol (metandrostenolona), Testoviron Depot, Anadrol (oxymetolona), y Decadurabolin normalmente toman 20 – 30 mg ED. La aplicación combinada de Tamox 20 – 30 mg ED y Proviron 25 – 50 mg ED en estos casos origina resultados excelentes. Lo mismo se cumple para los atletas que están en competición, y para las mujeres. Las mujeres, sin embargo, deben, por lo menos, reducir la dosis de Proviron a una tableta de 25 mg ED. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos, una ginecomastia muy pronunciada (“tetas de perra”, del inglés “bitch tits”) no puede ser reducida tomando Tamox, y a menudo se requiere cirugía, además esta cirugía no es pagada por el seguro de salud. Las primeras señales posibles de ginecomastia son dolor ligero al tocar los pezones. Las tabletas son usualmente tomadas una o dos veces al día, sin masticarlas, con algún liquido y durante las comidas.